Luego de la sexta cerveza perdí la cuenta

¿Qué puedo decirte?

es madrugada

y un bus

mientras la borrachera de todos los

viernes

ya deja de ser

un mínimo intento en

ser feliz

la recordás    es cierto

y es como si te faltara

más

cerveza

porque mierda

esta soledad deja

de asesinarte sin piedad

cuando pagás por la quinta y

sexta

ves con más ganas sus ojos

y sus caderas y sus pechos y sus traseros

que pasan

inventás afanoso más posibilidades

de cama

ella o aquella dormida y ambos desnudos…

pero son casi las 4 de la mañana

sabés que vas a llegar

cuando ya haya un sol

vas borracho

muy borracho

esperando que el cansancio

te espante por hoy        el insomnio

un recuedo de hace mucho

ella estaba besando a otro

y vos aquí en este bus de las 4

esperando que arranque

ojala estuvieras más borracho

.

***

.

Te dice    vámonos

y claro vas

habla       de quién sabe qué putas

habla

vos jugás a inventar universos

en cada uno     de sus

labios

te imaginás dándole un beso

recibiendo una mamada

y vos ebrio

y ella ebria

luego otra cerveza

.

***

.

Es mañana

y me

encuentro

recordándola a traición

arrobadoramente ebrio

no se puede alegar

exceso de cerveza

al deseo triste

de su abrazo

al recuerdo

de su “tengo más

huevos que vos”

a la certeza

de su “te quiero”

y ¡coño! yo también la quiero

.

***

.

Tal vez no sea lo más

más justo recordarte

ahora

con este alcohol de más

a estas horas

de escándalo

tené en cuenta

que tu sonrisa

me hace menos imposible

el regreso

.

***

.

Sabés que

sos

un

hijo de puta

cuando descubrís

que la chavala de la par

en este bus de

madrugada

es    la

protagonista

de esa película porno

aberrante

que exhibís ahorita

en tu mente

.

***

.

Es esta madrugada

transportada

públicamente

hay que fijarse

a conciencia

en esas alimañas    humanas

que

te rodean     -excepto ella-

lamentás profundamente

que no tengás una bomba atómica

o que        por

lo menos

no estés penetrándola

atrapado por sus piernas

.

***

.

Te das cuenta que estás cansado

y

con

sueño

con ganas obsesivas

de morderte una nalga

fuerte y quizás

que sangrés

luego        no te voy a decir

“sana sana culito de rana…”

Anuncios

4 comentarios en “Luego de la sexta cerveza perdí la cuenta

    • Pura vida, Melissa. Muchas gracias

      La receta es mucha cerveza, agregue esperar el bus de vuelta en un San José de madrugada finamente picado en pedazos grandes y chambones. Incorpore una pizca de cinismo, dos tazas de lujuria, una cucharadita de terror.
      Agite y cocine a fuego lento del rencor.
      Deje enfriar y sírvalo con gotitas al gusto de desesperación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s