La gran guerra

Hoy es uno de esos días cuando la musAraña me mira así de duro, así de hijueputa, mientras se ríe en mi cara.

te lo dije, mi vida, dejá de decirme así que no soy tan fea ni parezco un roedor

la lucha tediosa y miserable, desde el frente occidental, con la hoja muda y la plumilla enfrascados en una guerra de trincheras

movimientos rápidos de derrota en el frío moscovita de un teclado, una pantalla

siento sobrevolar a Manfred von Richthofen

poné una liga, que solo un geek como vos podrá saber a quién se refiere de primera entrada… querido

……………………………………………………………….……..y caigo de nuevo en la cuenta de olvidos, de slás8ç…

el horror ante la ayuda de la musAraña me hace tropezar en el teclado. pierdo el hilo de lo que estaba escribiendo.

se ríe bajito mientras me mira sin corazón

Anuncios

4 comentarios en “La gran guerra

  1. Pensar en las musarañas era algo a lo que me dediqué de joven, nunca conseguí ver ninguna por lo que creo eres un ser afortunado.
    No te ha servido para un gran relato pero al menos has dado al mundo la prueba inequívoca de que existen y que los que mirábamos embobados al techo no era porque no teniamos inspiracion sino que buscabamos un ser raro que nos iba a ayudar algun dia a escribir un blog :rooll:
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s