Problemas técnicos

en ese lugar que fue como una tercera casa, donde es la monocorde atribulación de la música a estridencias, música que no me gusta en un 80% de las veces y entonces ¿quécarajoshagoaquí? pero si no, en dónde, en dónde, en dónde más las coversaciones sublimes y las intransigentes, las historias para repetir una y otra vez, siempre con carcajadas al final -requisito indispensable-

allá, al otro lado, alguien se desgalilla “¡¡¡PASA LIGERA LA MALDIÍITA PRIMAVEEERAAA, ME HACE DAÑO SOLO A MIIIIÍ!!!”

el olor a generaciones de cigarrillos, la semipenumbra gracias a una luz infecta y además la pinta de búnker, de trampa mortal en cualquier ir y venir con un terremoto mal puesto -ahora que están tan de moda por estas geografías- y al mismo tiempo la tranquilidad de saber que ahí, al menos uno, pero siempre alguien que te conozca y que comparta una promo con vos, mientras le sacás mentiras al presupuesto y ves carajillas guapas, tal vez luego llega algún conocido que te saluda; más tarde llegan más amigos y juntamos sillas o si no de pie, resguardando bultos sobre la mesa atestada y que se va llenando poco a poco de botellas sin alma…

así me encuentro tarareando “ojalai, ojalai, ojalai, ojalai, ojalai y que tu seas mi mai” y haciendo gestos de “gansta” y moviéndome al ritmo y eso que es el inicio de la noche

y pase y tenga y vamos a medias, yo pago esta y usted paga la próxima promo, alguien cuenta historias chistosas otro responde con un chiste y nunca falta a quién se le ocurra hablar de política, a veces de psicología, política, otros se ensarzan en la batalla sin trofeo del fútbol nacional y que ustedes manudos son unos mamadores y ustedes morados, ¿vieron? papi es papi, acá pero es que esa es la vara, como manejás tus significantes… pero usted ve, cómo está organizándose la plataforma electoral, ¡es un descaro! Por aquí se vuelve con un debería leerse ese libro, no soporto a Herman Hesse, lo siento, por cierto, mae… ¡mae! ¡¡mae!! ¿ooh? estoy seco, sí deme un toque, ya voy

así escuchás el milagro de “ol llu nidis lof, lof, lof is ol llunid” y no falta quien se descalabre con un “all you need is beer, beer, beer is all you need”…

claro, que en ese momento me cago en Lennon, por más buena que sea la canción… pero manda güevo, cómo nos manda de solución eso… ¡por un Darwin que está en su Westminster! como no soy el único se lanzan uno que otro disparo mordaz… mientras seguimos tarareando agradecidos de una buena canción ¡al fin! y ellas allá, que es una fiesta, siguen dándole y dándole a la canción… las miro y sonrisa y sonríen y ¡cHolito! ¡venga y salude! hasta ahora las veo, y es verdad, si no fuera por su interpretación megafónica no lograba ni escucharlas en medio del tumulto y la música que luego de la segunda birra y a fuerza de entrenarte en este mismo lugar, ya escuchás bien lejos sin que te moleste… después de un rato y de saltar a la quinta mesa, volvés a la del principio y ellas detrás, jale a cantar… y bueh… ¿por qué no? y es el ritual de recoger bultos tomarse la cerveza o camuflarla

es dar un paso hacia el lado oscuro, te acercás y entonces ¡mae, qué bueno!….. “quiero comprobar que vivo no quiero morir de amooor hasta que escuche su boca  decir que me quiere mucho y que este amor que usted sienteee… ¡¡¡¡ME NACE DEL CORAZOOOOOOOOÓN!!!!

claro, sigue Vicente Fernández tal vez con ésta [“te molesta si te hablo de mi amor”], cae La boa [“todos lo conocen por ¡Panchito!”], alguien se acuerda de Miguel Bosé [“que nadie como tu me sabe hacer café”], Perfume de gardenias [tu cuerpo es una copia de Venus de Cibeles que envidian las mujeres cuando te ven pasar”] o la sempiterna Flaca [“por un beso de la Flaca…”], ellas van con Mala hierba [“dicen que soy un desastre total que soy mala hierba, que tras de mí, no dejé piedra ven atrévete] y todas las mujeres las corean como si la vida se les fuera con cada verso, llega Luces de Nueva York [“vuelve ahí cabaretera, vuelve a ser lo que antes en aquel pooobre rincón, ahí quemaron tus alas, mariposa equivocada, las luces de Nueva Yooork”]… Van y vienen las cervezas, los coros, las miradas pervertidas a esa o aquella o esta otra de las mesas de más allá, sí, sonrío y sonreímos y decimos tonterías alegres, por supuesto algunas interpretaciones serán buenas, otras muy buenas -a pesar de la ruina decadente de los micrófonos mal tratados y peor mantenidos-, o una pena ajena rotunda -debería bajarse de ahí…- o hasta el fiasco más grande en la historia… “la vida es como un karaoke, nunca sabes quién aniquilará una canción”

y entonces al sentirme solo, me fui.

Anuncios

9 comentarios en “Problemas técnicos

  1. La vida es un karaoke, el problema es que muchas canciones no nos gustan, las que nos gustan no las sabemas cantar y cuando aprendemos un poco la mecánica de como funciona el asunto se acaba la actuación.
    Salut
    PD de M Bosé solo me gusta “Seré tu amante bandido, bandido” insuperable la letra y la música 😳

    • Jejeje… qué mal…
      Esta canción no es que necesariamente me guste o me disguste… pero me da demasiada risa… Y creo que yo, con lo cafeinómano que soy, me enamoraría perdidamente de alguien que “haga un buen café”.

  2. Jajaja! Me identifiqué demasiado. Gracias Choli, me trajiste a la mente recuerdos de un karaoke con nombre de número, en donde pasé muchos momentos divertidos con gente a la que aprecio y recuerdo con gran cariño.

  3. Rajado uno sabe de lo que esta hablando desde el inicio!!! Me encantó y me hizo reir mae. Le falta relatar cosas de los baños, dicen q hay gente q se encierra ahi….

  4. Pingback: Susto « Letras buitre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s