Para desarrollar “más mejor” en otro momento

1. Bien, entonces, usted dice que ya se resignó. ¿Qué mas puedo hacer, doctor? Y es liberador, ya no tengo que calentar el odio porque, usted no sé si… ¿sabe? Es cansado. Concentrarse tanto en alguien para desearle lo malo, esperar a que falle o le vaya mal en la vida. ¿Todo el tiempo? Es cansado, estoy cansando, porque ¿sabe? ¿Verdad? Eso fue a principios de siglo, suena tétrico cuando se pone de esa forma. Pero, ¿sabe? Apenas me acostumbro a esto. Quisiera estar en mi casa, no sabe lo frustrante que es esto.

1.A Los mismos ojos, en medio del salón atestado de vidas ruinosas, en las más humillantes decadencias, hubo un momento que todos aquí pudimos habernos comido al mundo. Todos fantaseamos con ser el mejor… ahora no somos ni la peor sombra de nuestras pesadillas… pero el horror de hacerse viejo era mucho menor que saberse improductivo y fracasado, un profesional… un mal profesional sin aptitudes para emprender nada… o los demonios de los dead lines que siempre nos acosaron en sueños, liquidando sin responsabilidad patronal a las dulces súcubos… Los mismos ojos hacia los que se dirigió aumentando con cada paso el trauma de la andadera, necesito un bastón, yo no soy como estos, necesito un bastón. Uno de esos muertos vivientes lo agarra del brazo, abre su boca rota, a través de los lentes un par de pupilas desagradables, tengo artritis y ya no puedo jugar Final Fantasy. Se deshace asqueado. Va hacia esos ojos, que aún cuando muriera tres veces habría podido distinguir, aún a pesar de la presbicia y las múltiples operaciones para negar la degradación de su cuerpo, el muy maldito. Ella está radiante, y la sonrisa diáfana, limpia, pura, prístina, sincera, ¡sincera carajo! Toda ella está brillante, luminosa de alegría, le da la mano, hace mucho que no nos vemos, ¿verdad? Nota entonces la muñeca que sostiene, esa sospechosa felicidad. No tenés ni la más puta idea de quién sos… menos vas a saber quién soy, el pensamiento le destroza. Aferrándose con angustia a la andadera, ya se ha olvidado del plan para robarle el bastón a aquel carcamal de allá, se devuelve. Don Pablo, una de las cuidadoras de facciones hiper humanas, doña Susi estaba siendo amable, no debería… ¡Susana! ¡Susana Cárdenas! Ese es su nombre. No se meta en donde nadie la llamó, autómata.

2. Tenés una condición innata para que todos te odien, menos yo. Por eso me odio.

3. Cuando se le acercó escuchaba como eco lejano la canción de su funeral luego de una vida juntos, de 3 hijos y los desencuentros, carnavales, noches de luna, canalladas. Una buena vida, me diste, le había dicho en su cama de muerte. Si realmente supieras cuánto te amé. La miró a los ojos, y selló el papel sin necesidad de saber qué estaba escrito, siempre es lo mismo. Ella se fue para no recordar algo concreto del tiempo perdido en esa oficina pública, donde la enviaron a finalizar un oscuro e intrascendente trámite. Él supo que si seguía ahí terminaría decorando el cielo de su apartamento con sus sesos. Se prometió que ya no aguantaba más y que …a primera hora de… el próximo… año… renunciaría, ¡sin contemplaciones!

4. Alicia disfrazada de Alicia. ¡Qué delicia! ¿Y el conejo blanco? A partir de aquí podemos decidir que sucedieron dos cosas, la primera y más probable, de acuerdo al modo de resolución de conflictos más satisfactorio para Alicia, ella habría respondido con vengaparasacárselodelculo, ¡hijueputa! Y tras una trifulca de todos los diablos, ¡pelea de doñas! ¡pelea de doñas! ¡mucha ropa! ¡quítele la blusa! ¡Uhhhh! ¡Pateéla! ¡Uhhh! ¡quítele el brassiere! Inténtelo, zorra ¡¡¡UUUHHH!!! Un par de puñetazos más y un gancho y la que antes era la bruja sexy ahora es un montón de humanidad molida y semidesnuda en la entrada de su propia casa. Y corran que ahí vienen los tombos, alguno de los sapazos de los vecinos tuvo que haber llamado. La segunda opción y menos improbable, pero no por eso habría que descartarla a priori, es que Alicia haya adoptado un gesto de Reina de Corazones pasado sin contestar mientras desea cortarle la cabeza. Adentro una Zombie y una versión putesca de caperucita roja la esperaban. Probablemente llegaría a planear con ellas el asalto del siglo al minibar del padre de esa bruja.

.

Usted, ¿cómo las seguiría?

.

Imagen tomada de acá

Anuncios

6 comentarios en “Para desarrollar “más mejor” en otro momento

  1. Le estoy dando vuelta a cuál elijo para seguir. Creo que empezaré por descartar. Creo que ya los he reeleido cuatro veces. Ummm la vejez, no sé es decadente. Alicia demasiado actual y actualizado .
    Me quedan dos. Autodestrucción con un punto de lucidez puede, pero soy de un aburrido pesimismo optimista.
    Amor, no escribo de eso que me salen sapullidos.
    En fin que vuelvo a empezar.
    Ya te contaré.
    Salut

    • También podés modificarlos un poco, y reconfigurarlos, hacerlos como querás. Mezclarlos o no.

      “Amor, no escribo de eso que me salen sapullidos”. JAJAJAJA sí, eso es del diablo, pero el punto es hacerlos sin que parezcan cursis, más bien, sin que parezcan de amor 😉

      Saludos

    • Qué gusto verla por estos rumbos.

      Pronto los terminaré, espero, según qué tan ocupada se ponga la semana.

      ¿Cómo te ha ido con el terremoto? Espero que todo esté bien.

      Un beso desde Costa Rica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s