Bote, mi’jito, bótelo todo

¡¿qué es este señor sueño?!, ¡carajo! digo y pienso que me hacen falta mis fotografías, mis recuerdos… tenía una de cuando era flaco y menos feo y un completo güila que no sabía qué iba a ser de mí cuando la U… la mítica universidad, ese mundo más allá de los 12 años de encierro en un colegio católico, un año antes, un año antes que ahora van a ser 10 “afuera” de máxima seguridad y luego de eso las caras de la gente que ahí quedó en el para siempre de un reacomodo de bits…

…las historias que ya no recuerdo de todo lo que ha pasado y lo que he hecho y lo que no he hecho, lo que otros han hecho y me han contado o tal vez esas grandes mentiras para hacer más amena la conversación o el estatus de humano; las glorias sin nombre, los infiernos a megáfono, las “terapiadas” en un bus, en una mesa de tragos, a través de la internet, en una mesa de café, en su mayoría dadas a segundos o terceros, que son contadas las veces que he buscado ayuda por una cuestión de orgullo tonto que, aunque no crean, tengo porque es verdad, en el momento en que tropiezo con una mina antipersonal de melancolía es tan solo la mínima parte mínima de la hecatombe interna “Ahora que te desnudo y me desnudas…” sin querer, en serio, querer a alguna pero con unas ganas a más de una mientras me desanimo un poquito con rabia y enojos de bestia de leyenda que van por el mismo camino del Kraken, Leviatán o… y es que no es posible que haya tanta mansedumbre, tanto “qué me importa mientras no me joda directamente” y lo peor aguantarse todos los golazos de chilena,  de “taquito”, con la mano de dios sin dios, que nos vienen metiendo sin misericordia ni vergüenza y mientras “Nos siguen pegando abajo” hay quien no se inmuta ante las tropelías de estos que se han vuelto expertos en apalearnos la desgracia,  y como si no bastara no hay un par de labios que inventen algún engaño de consuelo de tantos…

…pero y en qué momento se me vino a atravesar la vida seria, ahora que empiezan a acercarse cada vez más y con “pasos  de animal grande” los toques a boda, los hijos, ante lo cual un poco esta vida destramada parece quedar a destiempo o como postal de lugar al que no se volvió nunca; y es entonces otra vez preguntarme, ¿y qué hacemos con el mamut?

y empiezo como termino [o viceversa], sin ningún orden ni concierto.

.

Imagen tomada de acá

Anuncios

6 comentarios en “Bote, mi’jito, bótelo todo

  1. El problema no es el mamut sino las ganas que uno tenga de deshacerse de él. A lo mejor lo aguantamos porque nos da pena darnos cuenta de que con él, se va una época que como todo lo pasado que se pierde en la niebla de las glaciaciones, fue mejor.
    La vida te atrapa con la mano de dios si tienes suerte sino con el pie de dios.
    (a mi se me cruzó y tengo dos)
    Salut
    PD: Por cierto no recordaba el kraken, como todo se renueva creo que perdió un poco de presencia en favor del Cthulhu

    • No sabés la lástima que me da decirle adiós a esa bestiota peluda y prehistórica.

      PD: Vieras que de carajillo me leí [y luego vi una película acerca de] 20 mil leguas de viaje submarino de Julio Verne y desde entonces el Kraken me hace guiños. Cthulhu lo conocí de oídas por una canción de Metallica 😛

  2. Qué hacer con el mamut es personal e intransferible pero cuando menos funciona mirarle siempre de frente. Usted no escribe para nada sin orden ni concierto. Qué bonito ese “bote, mi’jito, bótelo todo”. Saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s