Porqu’el gozo de contigo…

.

“solo quien ha visto a la muerte a los ojos, sabe  que un beso lleno de humo

es lo único que se debe esperar de la vida”

Raúl González Nava*

.

la muerte me ha estado rondando… dijo con la mirada en otro lado y yo abrazándola tratando de calcular el peso tremendo de esas palabras; me volvió a ver, …mucha gente alrededor mío… y yo con dolor de cabeza por un resfrío que estaba ignorando con cervezas, me miró desde la oscuridad de sus ojos oscuros esperando alguna respuesta

no pienso en ella, nunca lo hago y aunque todos los días le beso sus labios pintados de nicotina, no me han presentado formalmente con la muerte; ha realizado visitas a algunos parientes y yo desconsiderado, no la llego a ver, no le respondo sus notas de funeral, aún cuando hace poco pasó cerca, muy cerca en dos ocasiones, esta taimada muerte

me dijo que iba a hacer un testamento, dada la situación, ¿qué quiere de mí? ¿un libro…? ella con una sonrisa y yo con esta sorpresa que me impedía pensar correctamente, no quiero, no, la verdad no quiero pedirle nada; nombrar, el peligro siempre de nombrar; después se puede arrepentir, malsana verdad que rebato, prefiero arrepentirme de eso, y me guardo para adentro el no decirle -hasta ahora- que no quiero ser partícipe de sellar una posibilidad, que espero pase más de medio siglo antes de enfrentar la noticia, si no me he ido antes

curioso como las muertes de otros a veces son más difíciles de sobrellevar que la propia

entonces le digo que el día que se celebre mi muerte, no quiero que nadie llore, no, no quiero; pero si usted se muere yo seguro me pongo a llorar; una mueca de mi parte, y quiero tener un fondo para pagarle una buena fiesta a los asistentes porque quiero que me despidan y me recuerden tal como yo he sido, un desorden y que río mucho, mucho me río; aún la abrazo y afirma que, entonces todos terminaremos ebrios

y es que quiero que se convierta en una parranda monumental que se levante un desorden público que haga persignarse al más ateo, con policías y vecinos molestos, y que nadie me llore carajo, no le dije entonces, pero lo afirmo ahora, que quisiera música y tal vez hasta alguna piñata, que la última vez que me vean la cara sea para que la gente la pase bien, contando chistes, bailando, diciendo tonterías tontas y tonterías de amor y tonterías ingeniosas y… y… azuzados por el fuego traicionero del alcohol; y luego un chao, al llegar nos llama y buena tierra negra para fertilizar en un orgasmo de renovación a este planeta, importe de peaje por haber vivido

no nunca pienso en la muerte, luego ella se fue a otra silla y yo remitiéndome a la autodestrucción de los viernes no pude dejar de naufragar en la duda y aún hoy, resucitando y aún ahora no puedo dejar de pensarme esa sonrisa y esa oscuridad de esos ojos oscuros, y me pregunto si llegado el momento podremos repetir al Comendador Juan Escrivá:

…….Ven, muerte, tan escondida
…….que no te sienta comigo,
…….porqu’el gozo de contigo
…….no me torne a dar la vida.
…….Ven como rayo que hiere,
…….que hasta que ha herido
…….no se siente su ruido
…….por mejor hirir do quiere.
…….Assí sea tu venida;
…….si no desde aquí me obligo
…….qu’el gozo que havré contigo
…….me dará de nuevo vida.

.

.

Ilustración hecha por José Guadalupe Posada

*González Nava, R. (2007) Música para los buitres. Ediciones La Rana. Guanajuato [gracias, Caro, por prestármelo]

Anuncios

8 comentarios en “Porqu’el gozo de contigo…

  1. Yo quiero que la muerte sea discreta, que venga sin barullos ni ruido y se vaya igual de silenciosa. Dejo a los demás la decisión de celebrar el suceso como más les convenga.
    Salut y muy buen texto

    • Silenciosa, sí, sin grandes desplantes. Pero que sea en mi honor el desorden público 😉

      No pedí caer de cabeza a la vida. Tampoco pedí tener que dejarla un día. Ambas situaciones son irremediables, al menos sobre la segunda tengo un poco más de “control” -una ilusión, al final de cuentas-.

      Pura vida, y muchas gracias, Micro.

  2. un rato bien largo acá en otra extraordinaria entrada reflexionando de nuevo. ¿cuántos sentidos tiene la muerte en esta completa belleza?

    la muerte de aquellos a los que amamos es insuperable

    “… la muerte siempre presente nos acompaña y al fin nos hace a todos igual …” acudió al pronto la estrofa

    • Gracias, Letras

      Quizás sea el miedo de quedarnos solos lo que nos duele tanto de la muerte de la gente que queremos, el no volverlos a ver

      Exacto, al final, nos hace a todos iguales.

      Pura vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s