Lección de normalidad

Podemos Volar

Fue el viernes pasado, en la fiesta que por segundo año consecutivo doña Edith la mamá de Leo nos ofrece a todos los de Podemos Volar en agradecimiento por haber acogido a su hijo como un locutor más. Como alguien con derecho a expresarse desde sus posibilidades.

En medio de la conversa y la comilona -¡LA comilona!- sentado y hablando de cualquier cosa siento que me abrazan. Me toman por desprevenido y vuelvo a ver y es don Elfrén quien me abraza, desde mi punto de vista, sin un motivo aparente.

-Diay, ¿ya se va don Elfrén?

-No, ¿por qué me voy a estar yendo? -me pregunta sorprendido

-Diay, como me abrazó así, sin avisar. Normalmente se abraza así cuando uno ya se está yendo.

-¿Y acaso yo soy normal? ¿Acaso no puedo abrazarlo?

Pues sí, me levanté y le di un abrazo.

Foto de Anel Sancho Kenjekeeva, tomada de acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s